Revista Electrónica de Salud y Mujer
    Octubre 2010  
   
 
  Vivir con salud: Los oncólogos aclaran falsas creencias en cáncer
   
portada RESYM
  El tiempo ha ido cambiando muchos mitos en oncología, pero sigue permaneciendo la idea de que se trata de una enfermedad que lleva irremediablemente a la muerte, a pesar del aumento del número de supervivientes. "Somos muchos los que sobrevivimos al cáncer y lo hacemos gracias a la medicina como fruto de la investigación y de la evidencia científica", ha señalado Begoña Barragán, superviviente de un cáncer y presidenta de la Asociación Española de Afectados por Linfomas, Mielomas y Leucemias (AEAL) en el seminario "Curar y cuidar en oncología", organizado por la SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica).

El cáncer es la segunda causa de muerte en España, después de las enfermedades cardiovasculares. Con una prevalencia de 1.500.000 personas se trata de un problema de salud prioritario. En este sentido, el tumor más prevalente de forma global es el de mama seguido del colorrectal y próstata. En los últimos años, se ha logrado alargar la vida de los pacientes que padecen determinados tipos de cáncer, mientras que en otros como es el caso del cáncer de pulmón, todavía no se ha conseguido. En concreto, el 45% de los hombres y el 55% de las mujeres que se diagnostican de cáncer se curan, pero en aquellos casos en los que no es posible, se quiere mantener una buena calidad de vida.

?El envejecimiento de la población y la mayor supervivencia de los enfermos de cáncer, han supuesto un aumento significativo del número de pacientes. A pesar de que cada año su incidencia aumenta en nuestro país, también disminuye su mortalidad, lo cual refleja los avances en el diagnóstico precoz y el tratamiento?, ha asegurado el doctor Emilio Alba, presidente de la SEOM y jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Málaga.

Todavía permanecen algunas creencias falsas, como por ejemplo, que las antenas de telefonía aumentan el riesgo de desarrollar un cáncer; que los sujetadores con varillas pueden producir cáncer de mama o que los vaqueros muy ajustados pueden producir cáncer de próstata o testículo. En cambio calentar la comida en un recipiente de plástico en el microondas sí que incrementa el riesgo de padecer cáncer.

También es una realidad que tienen más probabilidades de desarrollar un cáncer de mama las niñas que pesan mucho al nacer, las mujeres que tienen una menstruación temprana, las que toman píldoras anticonceptivas (mientras las toman) o las que han sido madre con más de 35 años (aumenta el riesgo cuanto más aumenta la edad).

Los temas de nutrición y cáncer también son recurrentes en el tiempo: hace unos años se hablaba mucho de los poderes anticancerígenos de la soja o del té verde y ahora se le da un poder anticancerígeno a las Bayas del Goji cuando ninguno de ellos está científicamente contrastado, según los oncólogos.

Mitos y realidades en quimioterapia

Cuando se informa a los pacientes de los posibles efectos adversos del tratamiento de quimioterapia necesariamente se aborda la cuestión de la emesis, es decir de los vómitos, un tema que no se explica lo suficiente, "de forma que el paciente no sabe qué puede esperar, durante cuánto tiempo lo tendrá y qué debe hacer si aparecen náuseas o vómitos en su casa; de hecho, la emesis tardía es el aspecto más olvidado de la información porque transcurre demasiado tiempo entre su aparición y la siguiente visita médica". Así lo señalaba la doctora Yolanda Escobar, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón en Madrid y una de las autoras que ha adaptado al castella el manual de preguntas y respuestas: "Mitos y realidades de la quimioterapia: Náuseas y vómitos tras la quimioterapia".

Señala la doctora Escobar que "es importante tener en cuenta que no todos los pacientes que requieren de quimioterapia sufren estos efectos secundarios, pues su aparición depende del tipo de fármacos usados y sus combinaciones, así como de su dosis y forma de administración; hay también factores relacionados con la propia paciente (antecedentes, hábitos y personalidad); y por supuesto, depende del establecimiento por parte del médico de una buena profilaxis farmacológica para la emesis predecible".

Para el doctor Jesús García-Foncillas, director del Departamento de Oncología y Radioterapia de la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra, el futuro de la oncología pasa por conseguir buenas estrategias terapéuticas, pero para ello es fundamental "una profunda labor de investigación en el conocimiento de esta enfermedad", estudiar las bases genéticas de la enfermedad, por qué unas personas y no otras respondan a un determinado fármaco, entre otras cuestiones. Ello conducirá a poder personalizar los tratamientos, lo que llevará a una mejor respuesta frente a la enfermedad y a una mejor gestión de los recursos, "porque en un mismo tipo de cáncer hay biologías distintas, comportamientos distintos, tratamientos y evolución diferentes".

"Los pacientes con cáncer tenemos miedo"

En cuanto a los pacientes, "cada vez demandamos más información, queremos saber qué pruebas nos van a realizar y, sobre todo, si nos van a doler. Queremos saber qué tratamientos existen y qué efectos secundarios nos pueden producir, también qué posibilidades existen de curación o de recaída y si se podrán recibir nuevos tratamientos, aunque estén en fase experimental", señalaba Begoña Barragán.

La necesidad de recibir información el paciente con cáncer empieza con el diagnóstico y no termina nunca porque siempre aparecen nuevas inquietudes que necesitan respuesta. "Los pacientes con cáncer" señala- tenemos miedo al dolor físico, al aislamiento, a cómo nos va a tratar la sociedad, a ver qué dicen los medios de comunicación sobre el cáncer..., miedo a perder el puesto de trabajo, o a no poder promocionarse..."

También señaló que habitualmente el paciente no sabe si está bien tratado, "tenemos 17 sistemas sanitarios y no siempre se trata a todos los pacientes con la misma igualdad. Las asociaciones de pacientes somos supervivientes y hay aspectos en los que podemos ayudar mucho".

Señala también que "los profesionales tienen que explicarnos una gran cantidad de cosas en un corto período de tiempo, la consulta no da para mucho, y no siempre tienen formación en cómo comunicarse adecuadamente con el paciente", quien concluye que "el resultado de todo esto es que los pacientes habitualmente salimos de la consulta con muy poca información, de todo lo que nos han dicho sólo nos quedarnos con que tenemos cáncer y con que nos pondrán quimioterapia o nos harán una intervención quirúrgica; por eso aspectos tan importantes como las diferentes alternativas, los efectos secundarios, la calidad de vida durante y después de los tratamientos y un sinfín de dudas e inquietudes que nos asaltan se quedan sin resolver".

   
  Más información

  Asociación Española de Afectados por Linfomas www.aeal.es
Aula Cáncer. Universidad de los Pacientes www.universidadpacientes.org
SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica) www.seom.org
   
 

 

   
Imprimir
© OBSYM 2010