Revista Electrónica de Salud y Mujer
    Junio 2010  
   
 
  Notícia breve: Mujer e hipertension
   
portada RESYM
  Rebajar la presión arterial reduce significativamente el riesgo de sufrir un infarto

  Rebajar en cinco milímetros de mercurio la presión arterial supone una reducción de hasta un 10% de sufrir un infarto de miocardio. Perder entre un 5% y un 10% del peso corporal puede llegar a reducir las enfermedades coronarias en un 48% en los hombres y en un 40% en las mujeres, así lo han alertado los expertos en la "Semana del Corazón", organizada por la Fundación Española del Corazón y la Sociedad Epañola de Cardiología.

Tres de cada diez muertes que se producen en la población femenina están directamente relacionadas con la salud cardiovascular. Según el Dr. José Luis Palma, miembro del Servicio de Cardiología del Hospital Ramón y Cajal, "la mortalidad cardiovascular se da en el 50% de las mujeres a partir de los 65 años y, a partir de la menopausia, la mujer tiene un peor pronóstico que el hombre". Este hecho se debe a que cuando la mujer alcanza la menopausia, es decir, cuando pierde su actividad estrogénica, se multiplican los factores de riesgo cardiovascular, produciéndose más diabetes, colesterol elevado, sedentarismo y obesidad. Concretamente, a partir de los 50 años, el 50% de las mujeres padece hipertensión y una de cada tres, diabetes o trastornos de metabolismo de los hidratos de carbono o colesterol elevado.

Para prevenir o reducir nuestro riesgo cardiovascular, lo recomendable es actuar sobre los factores removibles. Esto es, mantener una alimentación sana y equilibrada evitando el exceso de azúcares y grasas; poseer una tensión arterial por debajo de 13/8; mantener el colesterol por debajo de los 200 miligramos; el azúcar, por debajo de 100 miligramos; no fumar, y realizar al menos 150 minutos de ejercicio regular a la semana.

Otro claro ejemplo es la incidencia del tabaquismo, que multiplica por tres el riesgo cardiovascular; mientras que dejar de fumar reduce la tasa de reinfarto y muerte súbita entre un 20% y un 50%. En este sentido, cabe destacar la posibilidad de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene este hábito nocivo. Esta clara relación dosis-efecto, muestra que por cada 10 cigarrillos diarios se produce un 18% de incremento de mortalidad en hombres y 31% en mujeres.

Durante la semana del corazón se hicieron pruebas gratuitas para medir la salud cardiovascular, entre ellas destacó la medición de la carótida, una novedosa prueba a través de la cual se puede detectar la presencia de arterioesclerosis y en consecuencia, saber con antelación las posibles enfermedades cardiovasculares que puede llegar a desarrollar una persona.

   
 

 

   
Imprimir
© OBSYM 2010