Per citar aquest document: http://ddd.uab.cat/record/98780
Osteoporosis
Nolla, Joan Miquel

Data: 2006
Resum: La osteoporosis se define como un trastorno esquelético caracterizado por un compromiso de la resistencia ósea, que predispone a un mayor riesgo de fractura. La resistencia refleja la integración de la masa ósea y de la calidad del hueso. La masa ósea (densidad mineral ósea), que se puede evaluar de forma objetiva mediante las técnicas de densitometría, explica alrededor del 70% de la resistencia del hueso. Conceptualmente, la masa ósea que posee una persona en un momento determinado depende por una parte de la que consiguió al completar su desarrollo (pico de masa ósea) y por otro de las pérdidas que sufrió posteriormente como consecuencia del efecto de la edad, de la deprivación hormonal y de la presencia de determinados factores circunstanciales, como enfermedades, fármacos o tóxicos. La calidad óseahace referencia a otros factores esqueléticos que también intervienen en la génesis de la fractura osteoporótica. Así, bajo este concepto se incluyen la geometría (longitud y angulación del cuello femoral) y la microarquitectura del hueso (porosidad cortical, desconexión entre las trabéculas, anomalías en el colágeno de la matriz), la mineralización, eldaño acumulado (microfracturas por fatiga) y el grado de remodelación. La importancia de todos estos factores en el determinismo de la resistencia ósea está fuera de toda duda. No obstante, a diferencia de lo que ocurre con la densidad mineral ósea, la calidad del hueso no puede evaluarse de forma objetiva en práctica asistencial. Las manifestaciones clínicas de la osteoporosis son consecuencia de las fracturas. Las fracturas osteoporóticas por excelencia son la vertebral, la de cadera y la distal de antebrazo. Existe un amplio consenso acerca de que la absorciometría fotónica dual de fuente radiológica (DXA) es la mejor técnica para evaluar el estado de la densidad mineral ósea; la fuente es estable, la exactitud y la precisión son elevadas y la resolución de la imagen es adecuada. Sistemáticamente debe analizarse la columna lumbar y el fémur proximal en todos los pacientes. Para establecer el diagnóstico se considerará el valor más bajo de densidad mineral ósea en columna, cuello femoral y cadera total. Los resultados, tanto en columna vertebral como en fémur proximal, se expresan como densidad de área, es decir en gramos de mineral óseo por área proyectada (g/cm2). El valor absoluto de densidad mineral ósea que proporciona la densitometría es poco operativo; resulta más útil establecer referencias respecto a grupos poblacionales. Así, los resultados se expresancomo número de desviaciones estándares (DE)respecto a los valores medios de la población de 20 a 40 años del propio género del paciente evaluado (T - score ) o respecto a los valores medios de la población de referencia de su misma edad y género (Z - score). Desde el año 1994, tras la emisión de un informe del Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud, en las mujeres posmenopáusicas un T-scoreigual o inferior a -2,5 DE, se utiliza para sustentar la definición operativa de osteoporosis. . No está absolutamente establecido el punto de corte que permite sustentar el diagnóstico de osteoporosis en varones, en mujeres premenopáusicas y en niños y adolescentes (edad inferior a 20 años). La realización de un estudio densitométrico a toda la población parece inviable y el sentido común dicta la necesidad de poner en marcha una estrategia de selección. En los últimos años se han publicado diversas guías, avaladas por sociedades científicas y autoridades sanitarias, que intentan racionalizar la demanda de la densitometría. Los criterios de selección se basan en la presencia de factores de riesgo y muchas indicaciones se repiten en las diversas guías. Hoy por hoy, no puede considerarse que una guía sea superior a las demás, dado que no hay estudios que evalúen el coste-efectividad del procedimiento. El valor fundamental de la radiografía radica en poner de manifiesto la fractura. En ausencia de fracturas, la utilidad de la radiografía convencional es menor. La densidad aparente de los cuerpos vertebrales en las radiografías habituales está influida por distintas circunstancias independientes de la densidad real, tales como la intensidad y la penetración del rayo, la calidad de la placa y la técnica de revelado. Incluso suponiendo que la calidad técnica sea óptima y uniforme, la alteración de la densidad mineral ósea sólo es detectada por el observador cuando alcanza o supera el 25-30% del material óseo perdido.
Resum: Los marcadores bioquímicos del recambio óseo son, o bien sustancias que provienen de los osteoblastos y de los osteoclastos, o bien productos generados durante la formación o la degradación de la matriz ósea. Su cuantificación proporciona información acerca de la actividad metabólica del hueso, tanto en su vertiente de formación como de resorción. No permiten establecer el diagnóstico de osteoporosis y, por lo tanto, no sustituyen a las técnicas de medición de la masa ósea. En cambio, son útiles en la monitorización de la respuesta a un fármaco antirresortivo.
Drets: Tots els drets reservats
Llengua: Castellà
Document: article ; recerca ; publishedVersion
Publicat a: Revista clínica electrónica en atención primaria, Núm. 11 (Desembre 2006) , p. 1-8, ISSN 1887-4215



8 p, 174.9 KB

El registre apareix a les col·leccions:
Articles > Articles de recerca
Articles > Articles publicats

 Registre creat el 2012-09-13, darrera modificació el 2016-06-05



   Favorit i Compartir