Buscar

Diez medidas para evitar el abandono de la carrera académica tras la maternidad

Alejandra Morán Ordóñez, investigadora del CREAF en el momento del estudio, actualmente investiga en la Universidad de Bern y la Universidad de Lausanne.
Alejandra Morán Ordóñez, investigadora del CREAF en el momento del estudio, actualmente investiga en la Universidad de Bern y la Universidad de Lausanne.

A menudo, los desafíos relacionados con la maternidad llevan a las mujeres a abandonar la academia después de su primer hijo. De hecho, estudios realizados en Estados Unidos apuntan a que alrededor del 50 % de las científicas de este país abandona la ciencia después de la maternidad. Para abordar esta problemática, un grupo de científicas españolas, que a su vez son madres, proponen diez medidas urgentes que las instituciones académicas deberían adoptar para crear un ambiente más amigable y evitar así que las mujeres abandonen la carrera académica después de la maternidad. El trabajo se ha publicado recientemente en PLOS Computational Biology y lo ha liderado Departamento de Ecología de la Universidad de Alicante (UA), con la colaboración del CREAF, entre otros centros de investigación. 

"El beneficio de la implantación de muchas de estas ideas no lo será sólo para las madres y padres trans, sino también para padres, cuidadores de personas dependientes, mujeres e incluso la comunidad académica en general", Esther Sebastián-González, investigadora del Departamento de Ecología de la Universitat d'Alacant (UA) y primera autora.

Las pautas que propone el artículo abarcan varios aspectos que buscan impulsar el equilibrio entre la vida laboral y personal o las oportunidades de avance profesional. Por ejemplo, mejorar el apoyo durante el embarazo, el cuidado infantil y lactancia y la fase escolar, acciones destinadas a organizar, flexibilizar y distribuir equitativamente las actividades de investigación y docencia y medidas para el avance profesional de las madres, luchando así contra los problemas de salud mental, discriminación y acoso. También destaca la necesidad de una mayor representación de las mujeres en la ciencia, incluidas las madres, porque «la igualdad es un derecho fundamental y, además, hay trabajos que certifican que los entornos de trabajo diversos son más productivos e innovadores», apuntan las autoras.

"La igualdad es un derecho fundamental y, además, hay trabajos que certifican que los entornos de trabajo diversos son más productivos e innovadores", apuntan las autoras", apuntan las autoras.

El artículo lo ha liderado la investigadora del Departamento de Ecología de la Universidad de Alicante (UA) Esther Sebastián-González y también cuenta con la participación de Eva Graciá, del Departamento de Biología Aplicada de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH); Alejandra Morán-Ordóñez, investigadora del CREAF en el momento del estudio, quien actualmente trabaja en la Universidad de Bern y la Universidad de Lausanne; Irene Pérez-Ibarra, del Instituto Agroalimentario de Aragón (IA2), centro mixto de la Universidad de Zaragoza y el CITA de Aragón; Ana Sanz-Aguilar, del Departamento de Ecología y Evolución del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA, CSIC-UIB), y Mar Sobral, del CRETUS-Centro Interdisciplinar de Investigación en Tecnologías Ambientales de la Universidad de Santiago de Compostela (USC). 

«La diversidad de ideas y puntos de vista es uno de los pilares claves que ha hecho avanzar la ciencia hasta nuestros días. Implementar medidas que promuevan un sistema académico más igualitario donde las mujeres tengamos la misma representación y voz que los hombres es clave para avanzar hacia un conocimiento más holístico del mundo y una sociedad más justa. Está demostrado que el sistema tiene un cuello de botella en la progresión de la carrera científica de las mujeres y que eliminar ese cuello de botella pasa por implementar medidas que despenalicen decisión de las mujeres de ser científicas y madres o cuidadoras».

Alejandra Morán-Ordóñez, investigadora del CREAF en el momento del estudio, actualmente investiga en la Universidad de Bern y la Universidad de Lausanne.

Diez medidas clave

El estudio destaca los siguientes puntos:

1. Apoyo durante el embarazo:

Las instituciones deben proporcionar sistemas de apoyo integrales, que incluyan recursos, orientación y adaptaciones, para ayudar a las mujeres durante el proceso del embarazo. Este apoyo debe extenderse más allá de las consideraciones físicas y abordar también los aspectos emocionales y profesionales. 

2. Políticas de licencia parental flexibles:

Abogar por implementar licencias parentales remuneradas que sean flexibles y respetuosas de las elecciones individuales. Estas políticas también deben fomentar una cultura de inclusión y apoyo para todos los cuidadores.

3. Instalaciones de cuidado infantil y lactancia:

Establecer instalaciones de cuidado infantil y espacios dedicados para amamantar o extraer leche permite a las madres continuar con su trabajo académico mientras cuidan a sus hijos. Estas instalaciones deben ser de fácil acceso, promoviendo una perfecta integración de la vida laboral y familiar.

4. Organizar las actividades del departamento en horario escolar:

Siempre que sea posible, las reuniones o actividades del departamento deben realizarse en horario escolar para facilitar la asistencia de madres y padres a las mismas. Permitir la participación online en seminarios y reuniones también es una forma de ayudar a la conciliación. 

5. Flexibilidad de horario de trabajo:

Ofrecer flexibilidad en los horarios de trabajo permite gestionar eficazmente responsabilidades profesionales y personales. Esta flexibilidad puede incluir opciones de trabajo remoto, arreglos de medio tiempo u horarios ajustables para adaptarse a las diversas necesidades de los padres que trabajan.

6. Adaptación de las prácticas docentes:

Adaptar las prácticas docentes para apoyar a los padres con niños pequeños promueve la inclusión y garantiza que las madres puedan participar activamente en sus compromisos académicos. Proporcionar asignaciones de enseñanza alternativas, conferencias grabadas u oportunidades de aprendizaje asíncrono beneficia tanto a las madres como a otros estudiantes con diversas responsabilidades.

7. Apoyando el avance profesional:

La implementación de acciones positivas para apoyar las carreras académicas de las madres es crucial para abordar las penalizaciones profesionales asociadas con la maternidad. Esto puede incluir programas de tutoría, oportunidades de financiación y políticas de extensión de la tenencia diseñadas específicamente para apoyar y retener a mujeres talentosas en el mundo académico.

8. Priorizando la salud mental:

Establecer programas y recursos integrales de salud mental es esencial para abordar los desafíos únicos que enfrentan las madres académicas. Brindar acceso a servicios de asesoramiento, talleres de manejo del estrés e iniciativas de equilibrio entre el trabajo y la vida promueve el bienestar general de las madres en el mundo académico.

9. Lucha contra la discriminación y el acoso:

Difundir y hacer cumplir los protocolos contra la discriminación y el acoso es crucial para crear un entorno seguro e inclusivo para todos los investigadores. Las instituciones académicas deben promover activamente una cultura de respeto, igualdad y tolerancia cero para cualquier forma de discriminación o prejuicio basado en el género o la maternidad.

10. Distribución equitativa de la carga de trabajo:

Garantizar una distribución justa de la carga de trabajo y las responsabilidades evita sobrecargar a las mujeres y promueve la igualdad de oportunidades para el avance profesional. Las instituciones académicas deben luchar por la transparencia y la equidad en la asignación de tareas y garantizar que la carga de trabajo esté equilibrada entre todos los investigadores.

«El beneficio de la implantación de muchas de estas ideas no lo será sólo para las madres y padres trans, sino también para padres, cuidadores de personas dependientes, mujeres e incluso la comunidad académica en general. Es imperativo que las instituciones académicas tomen medidas proactivas para fomentar la igualdad de género y empoderar a todas las personas, incluidas las madres, en el desarrollo de sus carreras científicas», explica Esther Sebastián-González.

Fuente de la nota: Universidad de Alicante.

Artículo de referencia:

Sebastián-González E, Graciá E, Morán-Ordóñez A, Pérez-Ibarra I, Sanz-Aguilar A, Sobral M. 2023. “Ten simple rules for a mom-friendly Academia”. PLOS Computational Biology (2023). https://journals.plos.org/ploscompbiol/article/metrics?id=10.1371/journal.pcbi.1011284

Artículos relacionados

Hemos cambiado la versión de Wordpress. Si prefieres leer esta noticia en inglés o catalán del 2020 al 2012, ve a la portada del blog, cambia el idioma con el selector del menú superior y busca la noticia en la barra de la lupa.

Date de alta en el Newsletter para recibir todas las novedades del CREAF en tu mail