Una nueva investigación publicada en la revista Nature Communications, en la cual ha colaborado el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), destaca un dato preocupante: la extinción de unas 1.430 especies de pájaros se relaciona con el ser humano, una cifra que duplica las estimaciones previas. 

Los científicos señalan que estamos viviendo la tercera extinción masiva de aves de la historia, provocada por las distintas alteraciones que la humanidad ha provocado en sus ecosistemas: la tala de árboles, el cambio climático o la introducción de especies exóticas, entre otros. 

superdepredadores del planeta

Este mismo año 2023, un estudio clasificaba al ser humano como el mayor depredador existente en el planeta tras examinar nuestra influencia en la biodiversidad, considerando que capturamos hasta 300 veces más tipos de presas que ningún otro animal y generamos enormes impactos en los ecosistemas.

La nueva investigación, que contó con la participación de distintas universidades e instituciones de Noruega, Suecia, España, Reino Unido y Alemania, se centra exclusivamente en las especies de aves y concluye que ya habríamos eliminado a unas 1.430 de ellas desde que empezó la expansión humana a finales del Pleistoceno.

Esta cifra supone un 11% de todas las especies que actualmente existen, un panorama que preocupa especialmente en las regiones insulares habitadas, lugares que generalmente gozaban de una gran diversidad natural antes de la llegada del hombre y que en la actualidad han vivido una fuerte degradación de sus hábitats.

Pero no es solamente la especie lo que se pierde, sino también las funciones esenciales que esta realiza en su entorno: muchas especies de pájaros contribuyen a la polinización y la dispersión de semillas de algunas plantas, que pueden ver limitada su reproducción, afectando a ecosistemas enteros. 

Estos nuevos cálculos, basados en modelos estadísticos junto con los restos fósiles encontrados hasta el momento y otros documentos que registran la desaparición de aves, disponibles sólo a partir del siglo XVI, estiman las extinciones sin descubrir que habrían podido tener lugar a lo largo de la historia humana moderna. 

Tres extinciones en masa

El estudio ha revelado tres eventos de extinción masiva de vertebrados causados por la acción del ser humano: uno durante el siglo XIV centrado en el Pacífico Oriental, otro en el siglo IX a.C. en el Pacífico Occidental, y el último es el que tiene lugar actualmente, cuyo origen se remonta a mediados del siglo XVIII. 

Se registra que durante el primero de estos eventos la llegada del ser humano aceleró casi 100 veces la tasa de extinción natural de aves en la zona, perdiendo unas 570 especies.

No obstante, la actual crisis inquieta todavía más a los expertos. La realidad ha superado con creces las estimaciones llevadas a cabo con anterioridad, que apuntaban a las 600 especies desaparecidas mientras que en el presente el número se sitúa alrededor de las 1.430. Además, existe un gran riesgo de que se extingan hasta 700 especies más durante los próximos siglos, dada la tendencia actual. 

A pesar de esta aterradora situación, hay que tener en cuenta las múltiples acciones de conservación que se están llevando a cabo y que recientemente han dado resultados positivos. Ferran Sayol, coautor del estudio e investigador del CREAF, señala que todavía hay esperanza en la recuperación de algunas especies.

El estudio arroja luz sobre la necesidad de intensificar esfuerzos de cara a la conservación de los ecosistemas de las aves, evitando así otro evento de extinción masiva en el futuro, además de reevaluar nuestra relación con el entorno, incluyendo los animales.